familianumerosaComo terapeuta familiar considero que cada familia es una gestalt en si misma. Cuando me aproximo a ella, observo que conductas o situaciones hacen figura y cuales fondo.

Entre los objetivos de la entrevista familiar, podemos destacar los siguientes:

Que los miembros puedan reconocerse y ver la dinámica de interacción que tienen.
Identificar cuales son los roles y como los distribuyen.
Descubrir que es lo que provoca dificultad en el contacto, que trae conflicto y displacer.
Discriminar y aceptar las diferencias entre sus integrantes.
Destacar las áreas y funciones desarrolladas que permiten crecimiento; la creatividad que sostiene la matriz de la familia provocando distensión, armonía y afectos positivos.

Recuerdo una sesión con una familia ensamblada, donde ambos padres tenían hijos de matrimonios anteriores.
Para comenzar la entrevista, les pedí que se presentaran -que cada uno presentara a otro integrante. Resulto muy interesante porque hubo presentaciones cruzadas, por ejemplo –la hija de la mujer presento al hombre y el mayor de los hijos del hombre presento a la mujer. Cuando terminaron hice notar que faltaba presentar -la madre y el padre de los matrimonios anteriores.

La madre de los chicos había muerto; les pedí que contaran como era y se emocionaron mucho al hablar de ella.
La más chica tenia pocos años cuando la mamá falleció y dijo que no recordaba nada. Los hermanos comenzaron a contarle sobre ella y en ese momento el padre tomo conciencia de lo importante que resultaba para sus hijos tener recuerdos de su madre. Prometió ver videos juntos y charlar más sobre la historia familiar.

Fue muy importante poder contar como era la madre y permitir a los demás hacer preguntas, conocerla.
Cuando pasaron al padre, que están separados, fue interesante ver como los otros chicos hicieron preguntas porque no estaban enterados. Se hablo menos porque resulta mas fácil hablar de alguien ausente que de alguien conflictivo.
Por ejemplo hubo preguntas directas como ¿tu papa esta viviendo con alguien? – Cuándo vas a estar con el ¿Qué pasa y que no? Fue un intercambio muy positivo.

Con otra familia ensamblada, fue muy interesante ver como los hijos plantearon que vivían juntos pero que los criaban distinto.

Pudieron marcar las diferencias de pautas y consecuencias con respecto a las responsabilidades de ellos –el padre con sus hijos y la madre con los suyos- La terapia familiar posibilito explicitar acuerdos y discrepancias, permitiendo llegar a nuevos acuerdos y mayor compromiso.

Quiero compartir una reciente experiencia a nivel personal -no como terapeuta- que tiene que ver con los “ciclos vitales de las familias”.

Nació Luna, suavecita, tierna, emana paz y despierta amor. Su carita pequeña con ojos rasgados, su boquita que por momentos sonríe e inmediatamente se frunce mostrando molestias, displacer.

Sus movimientos son espasmódicos, descontrolados, su cuerpito esta de pronto en un espacio tan grande que no encuentra referentes. Allí esta su mamá que la contiene con sus brazos y su cuerpo. La mira mientras la mece y dice “sos vos la que estuviste dentro mío, ahora tengo que incorporarte, por momentos me sos extraña”.

La coloca sobre su pecho en forma vertical, mientras la acaricia y besa su cabecita murmura “nos tenemos que reencontrar” ¡Cuánto amor!

El padre las observa y dice “es mi hija” mientras emocionado, acaricia con una mano la cabeza de su mujer y con la otra las manitas de la niña. Luego cuenta con lujo de detalle como se produjo el parto y su participación.
Yo, la abuela materna, observo conmovida y emocionada la nueva familia. Es una célula familiar que se desprende de la familia que yo forme. Si bien continúan perteneciendo, ya son autónomos y me corresponde un nuevo rol, el de “abuela”.

Así es como de generación en generación se van formando nuevas familias, pro-creando y conteniendo a los nuevos seres.

¡Cuantas certezas e incertidumbre! Tantas como la vida misma.