adiccion-internetLas opiniones están divididas, y no parece avenirse un consenso respecto del tema de la existencia o no de la “adicción a Internet”. Primero y suponiendo que tal cosa existiera,¿cuándo debemos pensar en adicción y cuándo por ejemplo lo llamaríamos, un apasionamiento o un intenso gusto por algo? Las relaciones que establecemos por ejemplo con el trabajo, el estudio, el ejercicio, la lectura, con otras personas¿cuándo pueden caratularse como adictivas? ¿Alguna vez se le llamó adicto a alguien que lee tres o cuatro horas al día? El gusto y el placer intensos en una actividad, el sentirse apasionado por algo o alguien no implican adicción. Luego veremos las características de un vínculo adictivo.

Algunas personas que padecen trastornos preexistentes, por Ej. fobias sociales, trastornos del control de los impulsos, trastornos de la personalidad, bipolaridad; parafilias como voyeurismo o exhibicionismo, y otros trastornos, presentan por lo general características de relacionamiento patológico que se acrecientan en presencia de determinados estímulos. Por su amplia oferta de estímulos, por sus
características, (variedad, alcance, novedad, velocidad, intensidad) Internet
es espacio y estímulo propicio para la exaltación de estos estilos patológicos de
funcionamiento preexistentes.

En principio la expresión “adicción a Internet” se contradice con los actuales estándares de diagnóstico de los desórdenes mentales (DSM IV), ya que la palabra Adicción se encuentra reservada exclusivamente para la adicción a
sustancias, como ser Alcohol, Alucinógenos, estimulantes, sedantes, estupefacientes, etc. Específicamente las denominadas sustancias psicoactivas,
o sustancias que provocan efectos sobre el sistema nervioso, por lo tanto hablar de adicción a Internet no sería estrictamente correcto según estos estándares ya que Internet no es una sustancia.

Sin embargo cada vez más profesionales coinciden en denominar adicto a aquella persona que presenta modos de vinculación adictivos no por la calidad del objeto (sustancia, trabajo, personas, sexo, Internet etc.) sino por las características del vínculo que establece; a saber:

El objeto (de la adicción) se convierte en algo central en la vida del sujeto invadiendo pensamientos y condicionando acciones las cuales comienzan a orientarse cada vez más hacia el contacto con el objeto.
La dependencia usualmente no es reconocida o aceptada por el sujeto dependiente
El tiempo y la energía para el contacto con el objeto van en progresivo aumento (tolerancia) ocupando espacios cada vez mayores en la vida de la persona y provocando que las demás actividades pasen a un segundo plano con los consecuentes descuidos en su trabajo, estudios, cuidado personal, vida social y familiar.
El no tener acceso al objeto (abstinencia) provoca malestar intenso, y cambios en el estado anímico como irritabilidad, depresión, ansiedad, angustia.
Cuando otras personas inquieren o aluden a esta relación con el objeto el adicto se
torna irritable y puede tener respuestas agresivas.
Aunque asegure que controla la relación con el objeto en algún momento pierde el control, y recae.
Puede haber descuido de su propia salud y de la de otros.

Si transpolamos algunas de las características del vinculo que un adicto establece con la sustancia y las comparamos con el modo en que algunas personas se relacionan con la red, en ocasiones podrá pensarse en un funcionamiento adictivo especialmente cuando las horas dedicadas a estar on line hayan ido aumentando progresivamente y acabe conectado más tiempo del que había programado, haciendo que deje de lado otras actividades; o cuando Internet haya desplazado el contacto con otras personas (familia, pareja), cuando le cueste dejar la actividad para atender otras actividades, y haya caído el rendimiento académico, o laboral, y especialmente cuando experimente profundo displacer si no puede conectarse. Sin embargo deberemos estar muy atentos ya que, en el funcionamiento relacional patológico, Internet puede ser sólo el soporte y no el objeto adictogénico, y entonces tendremos que pensar que Internet puede ser un buen campo donde se nutre y crece la patología preexistente como mencionamos al principio y no “la causa” o el objeto mismo. Es como decir que una persona que bebe en vaso es adicta al vaso, pues el vaso es sólo el soporte, el recipiente de la sustancia adictogénica, y la verdadera adicción es con el alcohol.

Desde el punto de vista gestáltico el adicto presenta alteraciones en la percepción
figura-fondo, en el ciclo de contacto, y en el darse cuenta como ser:

Pérdida en la fluidez entre figura y fondo. La fijeza del objeto de adicción como figura le impide alternar hacia nuevas figuras que atraigan su atención.
Fallo en el darse cuenta de sí mismo lo que impide reconocer sus propias limitaciones con respecto al control en este vínculo y en consecuenciaresponsabilizarse para hacer un cambio de actitud.
Fallo en el darse cuenta de sí mismo que dificulta el registro de sus verdaderas necesidades y su consecuente satisfacción.
Negación de su limitación: suelen afirmar que cuando quieren lo dejan. También dificultad para asumir la responsabilidad por sus actos.
Déficit en el Contacto. No hay un tiempo de darse cuenta en el contacto, tanto en el registro de la imagen (figura) que orientará la acción en el pre-contacto (por hallarse fijado a la figura del objeto de la adicción) y tampoco hay una permanencia en el post contacto en la que pueda asimilar la experiencia y experimentar la satisfacción, por lo tanto vivencia es de insatisfacción y rápidamente buscará llenar su vacío con una nueva vivencia perpetuando el ciclo del consumo y fijo a la figura del objeto de su adicción.
Incapacidad para pasar de vivencia a experiencia, ya que esto demanda un contacto pleno y un darse cuenta en el post contacto que no puede hacer.
En la abstinencia, existe una interrupción en su deficiente ciclo de contacto lo cual provoca a su vez un mayor aumento de la energía que intenta orientar la motricidad hacia el objeto; dicho aumento puede expresarse como ansiedad, irritabilidad y pérdida de todo contacto que no sea con su urgencia por el objeto, razón por la que suelen llegar a acciones delictivas y de riesgo para ellos.

Vayamos un poco más allá y exploremos qué es lo que buscan (y encuentran) tantos internautas:

1) Apoyo y contacto social

a) Nuevos vínculos, (frecuentemente falsa intimidad)
b) Mantenimiento de vínculos existentes
Dónde lo encuentra: E-mail; Chats, Foros, Mensajeros instantáneos (ICQ, Messenger, AIM; etc) Listas de correo, y otros donde encuentra un contacto interactivo con otros usuarios.

2) Realización Sexual

a. Conocer alguien para tener sexo
b. Sexo virtual
c. Pornografía
Lo halla en: páginas pornográficas, chats y foros con contenido sexual, videos, video chat. Ofrecen tanto fotografías como películas y comunicación interactiva con usuarios de cámaras o de programas varios de comunicación. Citas sexuales. Sexo express. Cibersexo.

3) Creación de un personaje o realización de una fantasía

a) con el objetivo de desplegar una existencia ficticia
b) con el objetivo de engañar a alguien con un propósito
Juegos de rol; listas de correo, chat, mensajeros instantáneos, foros. Contacto interactivo con usuarios.

4) Juegos o apuestas

Páginas de remates, casinos virtuales, páginas de compras, juegos de apuestas en red.

5) Acceso a Información

a) Información general o específica (sólo si es en la modalidad del “zapping” pensamos en adicción)
b) Programas o software Lo encuentra en toda la red. Todo tipo de información, programas, utilidades, canciones, videos, libros, FTP, Telnet, etc. Internet, como un gigantesco e inacabable shopping, ofrece desde sexo hasta poesía, pasando por música, pornografía, literatura, afecto, amigos, consortes, mercaderías, trabajo, etc.

Las motivaciones y dificultades de cada Internauta a buscar en lo que buscan Internet y no en otro lado son variadas; a veces miedo a la exposición,
miedo al rechazo, a veces el poco tiempo o la distancia a la que viven y muchas opciones más. Internet mediatiza el contacto reduciendo a un mínimo el grado de exposición y la distancia, y aumentando a un máximo la velocidad (otra característica de los adictos es que no pueden esperar, funcionan desde el principio “todo y ya” e Internet se los puede dar). Acerca las cosas pone todo más a nuestro alcance, lo que cada uno haga con ello dependerá de su propia necesidad y/ o patología.

¿Y qué se puede hacer si hubiera adicción? Como cualquier otro tratamiento para adicciones el primer paso para recuperarse es:

Reconocer la impotencia que implica no tener control de esto; buscar y aceptar ayuda.
Efectuar un cambio de actitud, trabajando en psicoterapia con las dificultades sobre las que se asienta la adicción. (dificultades de autoapoyo, de contacto etc. En la percepción figura-fondo; y tener en cuenta posibles comorbilidades que acompañen el cuadro).
Tener en cuenta que un Adicto proviene de un medio que de alguna forma coadyuva a sostener la adicción, y que será importante un cambio también en su relación con el ambiente y posiblemente una toma de conciencia de sus personas allegadas.
Tolerar el malestar que deviene de la abstinencia y sostener el tratamiento hasta la recuperación.
Tener en cuenta que un adicto siempre es un adicto, por lo tanto no existe cura para la adicción, si existe una recuperación que le permitirá levar una vida normal, pero que siempre deberá estar atento a esto.

Podemos concluir que Internet es un mero instrumento que puede ser usado tanto productivamente (crecimiento, aprendizaje, información, educación, asistencia, capacitación orientación, grupos de auto ayuda, etc.) como de modo destructivo, (spam, virus, robos de información, engaños, estafas, adicciones, robos, venta de sexo, etc.) Un bisturí puede ser usado para salvar una vida, o para interrumpirla, todo depende de quien lo utilice para qué, y cómo lo haga.